Instagram
Facebook
YouTube

6 Consejos para Volar con Nieve

Cómo volar tu dron con nieve

 

Una cámara-dron, a diferencia de una DSLR, ¡vuela! Y como cualquier aeronave -un dron lo es- debe tener en cuenta las condiciones meteorológicas, a la hora de volar. El invierno ha llegado y pronto habrá nieve en las montañas (en algunas zonas, ¡ya hay mucha!). Por este motivo, cuando nos vayamos de excursión con nuestro dron, tenemos que tener en cuenta cómo influye la nieve y el frío, a la hora de volar. En Fotografía y Drones voy a detallar 6 consejos que harán que tus sesiones fotográficas con el dron sean seguras y productivas.

1. No vueles mientras nieva

Es peligroso volar mientras nieva, y además es ilegal

2. Las Temperaturas Bajas

A medida que desciende la temperatura ambiente, las baterías reducen su rendimiento

3. Mantén las baterías en un lugar cálido

Para proteger el dron en los despegues y aterrizajes

4. Utiliza una pista de aterrizaje

La nieve puede provocar un cortocircuito en la electrónica del dron

5. Evita realizar maniobras bruscas

El frío reduce la capacidad de entrega de carga de las baterías

6. Ten en cuenta la altitud

La altitud reduce la autonomía de vuelo de un dron. Veremos porqué.

1. No vueles mientras nieva

Tanto desde un punto de vista legal, como práctico, no hay que volar nunca mientras nieva. Los copos de nieve, reducen sensiblemente la visibilidad, un elemento vital a la hora de operar cualquier aeronave, además de suponer un importante factor de riesgo para el propio funcionamiento del dron. Además, no es legal volar en estas condiciones, pues no se cumplen las condiciones de vuelo adecuadas.

Volar mientras nieva además de ser peligorso, es ilegal 

 

2. Las temperaturas bajas

El primer factor a tener en cuenta al volar en zonas nevadas es la temperatura: a medida que esta desciende, el rendimiento de la batería de un dron, disminuye. A partir de unos 5°C, el rendimiento baja sustancialmente, y esto se traduce en una disminución progresiva de la autonomía de vuelo.

Por ello, siempre ten en cuenta este hecho a la hora de volar en estas condiciones, y calcula que tendrás una autonomía de vuelo menor.  La magnitud de esta merma dependerá del dron, la batería y la temperatura exterior. La experiencia te ayudará a valorar cómo afecta a tu dron y así podrás preverlo (por ejemplo, teniendo previsto ir cargando las baterías mientras vuelas).

 

volar-un-dron-con-nieve

3. Mantén las baterías en un lugar cálido

Debido a lo antes expuesto, en zonas con temperatura ambiente baja (menos de 5°C) -y por tanto, no solo en zonas con nieve- es importante que mantengas las baterías en un lugar cálido -como en el interior de un coche o en un bolsillo de un abrigo. De esta forma, evitas tener problemas a la hora de despegar el dron, ya que si la batería está muy fría, el dron no arrancará. Una vez en vuelo, la propia batería se calentará como consecuencia de su funcionamiento, lo que evitará que se enfríe demasiado (¡a menos que la temperatura exterior sea extremadamente baja!).

 

nieve-y-pista-de-aterrizaje4. Utiliza una pista de aterrizaje

Para evitar que el dron entre en contacto directo con la nieve durante el despegue y el aterrizaje, es muy recomendable utilizar una pista de aterrizaje ad hoc para drones. Hay diversos modelos en el mercado y son baratas (10€-20€). De hecho, yo utilizo una pista de aterrizaje siempre, salvo que opere desde zonas asfaltadas o exentas de polvo, arena, agua, nieve y humedad.

 

5. Evita maniobras bruscas

Como he comentado antes, el frío reduce el rendimiento de las baterías de iones de litio que utilizan los drones. Esto tiene dos consecuencias: por una parte, una disminución de la carga útil y por tanto, de la autonomía de vuelo (como hemos visto en el punto anterior), pero también una merma en la capacidad de entrega de energía de la batería. En la práctica, esto se traduce en que la batería puede no liberar energía tan rápidamente (algo necesario para realizar maniobras bruscas, como un ascenso rápido) y por tanto, el dron perderá agilidad en la realización de maniobras. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de tener que realizar una maniobra de emergencia que requiera un desplazamiento muy rápido del aparato.

 

los drones y la nieve

 

6. Ten en cuenta la altitud

Por último, normalmente las zonas nevadas están asociadas a la altitud -aunque no siempre- y este es un factor que también afecta al rendimiento de un dron, pero por motivos muy diferentes. Veamos porqué: a mayor altitud, menor densidad de la atmósfera, lo que produce una menor sustentación de las palas del dron (a igualdad de energía). Por tanto, para conseguir la misma sustentación que al nivel del mar, la hélices deberán rotar a más velocidad, y por tanto el consumo aumentará y se reducirá la autonomía de vuelo del aparato. A grande altitudes -aunque no será un escenario habitual- la autonomía de vuelo de un dron se reduce drásticamente.

 

A mayor altitud, menor densidad de la atmósfera, lo que produce una menor sustentación de las palas del dron

 

Espero que te sirvan estos consejos para ¡volar con más seguridad!. En próximos artículos iremos viendo otros factores meteorológicos a tener en cuenta a la hora de volar nuestro dron, como es el viento, la lluvia, la niebla, y las tormentas solares (que aunque no es un fenómeno meteorológico, pues no se produce en nuestra atmósfera, sí puede afectar a nuestro dron).


0 Comentario

¿Te gustaría unirte a la discusión? ¡Siéntete libre de contribuir!

    Escribe una respuesta o comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Nuevo libro de Fotogr… 5 noviembre, 2018 Nuevo-libro-fotografia-y-drones Mavic 2 Pro vs Phantom 4 Pro Mavic 2 Pro vs Phanto… 7 enero, 2019